Gestión Llave en Mano

Diseño maestral y lujo moderno se combinan en total armonía en esta vivienda unifamiliar inteligente de cinco habitaciones, gestionada mediante este modelo.

 

Búsqueda del terreno para la autopromoción

 

Las comunicaciones, infraestructuras, dotaciones e incluso cercanía de colegios, zonas de ocio y deporte suponen factores fundamentales para tener en cuenta dependiendo de cada familia como también lo es el precio, que dependerá de estos factores mencionados y de la normativa urbanística a la que se encuentre sujeto.

 

No son pocas las ocasiones en las que la incertidumbre a la hora de elegir entre una localización u otra se decanta por detalles. La exclusividad de la urbanización, las vistas, las condiciones particulares del terreno o la vegetación en él puede resultar determinantes. Sin embargo, se genera una poderosa necesidad de conocimiento total de las características concretas de cada dominio pues de ellas depende la posibilidad real de la integración de nuestras ideas de vivienda.

 

Las pruebas sobre el terreno son la primera fase del estudio técnico y descriptivo de un proyecto. Se trata de examinar la superficie de la parcela cuidadosamente teniendo en cuenta las características físicas, geográficas y geológicas del terreno.

 

Redacción del proyecto arquitectónico de una autopromoción

 

Una vez adquirido el solar, hay que definir qué se va a construir sobre él, qué configuración encaja con nuestras necesidades, qué uso queremos dar al resto del terreno y cómo será el lenguaje estético con el que más identificados nos vamos a sentir.

Será el arquitecto quien interpretará la normativa urbanística y se ajustará al programa deseado por el cliente. Resulta fundamental estar rodeado de un buen equipo de diseño y dirección ya que, además, asesorarán continuamente al cliente (orientación a adoptar, cómo calentar la casa de forma eficiente y económica mediante un diseño bioclimático, cuestiones estéticas, prácticas, etc.) y ayudarán a éste a tomar las decisiones más beneficiosas para su proyecto.

 

Asimismo, para poder solicitar una licencia de obra, es necesario la presentación de un proyecto ante el ayuntamiento correspondiente, que comprobará que éste se ajusta a la normativa y hará los apuntes necesarios a lo largo del proceso.

 

El contrato de ejecución de obras

 

Un contrato de obras consiste en el documento resultante de los trabajos de definición del estudio de arquitectura y que, debidamente estudiados y analizados por el constructor, detalla el presupuesto de contrata que básicamente nos indica el coste cerrado de construcción.

Este momento resulta, probablemente, el segundo hito de mayor sensibilidad del procedimiento tanto en determinación como en cantidad de desembolso. Es en este momento cuando el cliente tiene la capacidad de conocer al céntimo el coste de cada una de sus decisiones en calidad de materiales, elecciones térmicas y tamaño de la vivienda.

 

La construcción

 

Para iniciar la fase de ejecución de obra de la vivienda es necesario obtener los permisos y licencias para su ejecución y que habremos solicitado previamente en el ayuntamiento de la localidad.

 

Toda vez que el contrato de ejecución de obras esté perfectamente perfilado y consensuado, el proyecto está listo para comenzar.

Estos trabajos suelen ser cobrados mediante certificaciones de obra. Digamos que, para mayor seguridad del cliente, los trabajos de construcción se abonan sobre tangible. Una vez se emite una certificación es porque el trabajo a facturar ya ha sido realizado.

 

La fiscalidad en una autopromoción

 

La autopromoción en España no está considerada una actividad empresarial, por esta razón no hay que crear ninguna sociedad, ni figura jurídica alguna, para ejercer de autopromotor. Es más, la Agencia Tributaria informa en la Consulta Vinculante de la D.G.T. V 0949-16, de 10 de marzo de 2016, que el IVA pagado a los distintos intervinientes del proceso, no puede ser deducido, al no poder considerar la autopromoción como actividad empresarial, por ser el destino del bien el uso propio y no la venta, por tanto, el promotor de su vivienda es considerado como consumidor final, por lo que tendrá que soportar todo el Impuesto.

 

A lo largo del proceso encontramos diferentes tipos de gravamen con los que debemos contar para una correcta previsión de costes, indispensables para saber si este sistema es el idóneo para cada economía.

 

En ocasiones el cliente puede caer en el error de calcular los costes totales de cada operación y aplicar a la cantidad resultante el 21% de IVA. Sin embargo, existen diferentes impuestos a lo largo del camino del auto promotor y de carácter muy variado.

 

Lo más probable es que el terreno sea propiedad de un particular en cuyo caso el bien inmueble estaría sujeto a trasmisiones patrimoniales (ITP) que en la Comunidad de Madrid está tasado en un 6% del bien con una reducción para familias numerosas.

 

En ocasiones se produce una situación menos favorable para el adquiriente ya que la propiedad es de una persona jurídica por lo que el impuesto aplicable en este caso sería el IVA del 21%. A lo largo del proceso se irán revelando diferentes cargas e impuestos de cuantías de lo más variadas tales como actos jurídicos documentados, tasas sobre el proyecto, visados, aperturas de acometidas, certificaciones de obra nueva, etc.

 

El abanico de posibilidades fiscales en los distintos ciclos puede llegar a resultar realmente amplio dependiendo de las características de cada vivienda y localización y es por eso por lo que de nuevo resulta vital un correcto asesoramiento de la mano de profesionales que conozcan el sector y nos ayuden a lidiar con él.

 

ePaper
Compartir:

Contacto

 

Puede llamarnos al siguiente número de teléfono:

 

 (+34) 678 466 189

 

Mediante correo electronico:

info@clarconstruccion.com

 

O, si lo desea, también puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario.

Clar en redes sociales